Rio Gallegos - Santa Cruz. 18 de Febrero del 2020
  
JUDICIALES

Cuatro años de prisión fue la pena para “El Cocinero” por transportar cocaína


Ariel “El Cocinero” Vicevich, oriundo de Salta, fue condenado en un juicio abreviado a la pena de cuatro años y seis meses prisión por transportar cocaína desde Salta a Río Gallegos. La causa data del marzo del 2016.




Ariel Vicevich, oriundo de Salta, fue juzgado y condenado la semana pasada, por los jueces federal de la Cámara Oral Federal de Río Gallegos, por el delito de: “Transporte de estupefacientes”, causa que se inició el 28 de marzo de 2016, cuando el imputado envió desde la ciudad de Salta a Río Gallegos, a través de la empresa de transporte Andesmar S.A., una encomienda que contenía cinco envoltorios de nylon que contenían a su vez 10 tizas cada uno, arrojando un total de 50 tizas con un pesaje aproximado de 318 gramos de cocaína, encomienda que figuraba como remitente Jesús. G, y como destinatario Vicevich individualizada con número de guía 4158- 93627 de la citada empresa.

Dicha encomienda fue retirada en las instalaciones de la empresa Andesmar de calle Carlos Chaplin N ° 92 de esta ciudad por el acusado, el 04 de abril del 2016, siendo aproximadamente las 09:30 horas.

La fiscalía entendió que la conducta de Vicevich se encuadró en el delito: “Transporte de Estupefacientes” y solicitó que sea condenado a la pena de cuatro años y siete meses de prisión, en razón de registrar un antecedente condenatorio de cuatro años y seis meses de prisión, también por infracción a la ley de estupefacientes. En función de dicho antecedente, la Fiscalía General solicitó unificar las condenas en una pena única de cuatro años y diez meses de prisión.

Causa

La causa seguida a Ariel Vicevich se originó a través de un parte informativo elaborado por investigadores de la División Narcocriminalidad de esta capital, en el que informaron que recibieron un llamado telefónico anónimo en esa División, el 31 de marzo de 2016, en el cual tomaron conocimiento que una persona llamada Ariel Vicevich viajaría a Río Gallegos -por avión- para retirar una encomienda con sustancia estupefaciente, teniendo vínculos con una persona llamada Hugo. C, quien viviría en el Barrio Bicentenario.

A raíz de ello la Fiscalía de Instrucción formuló el correspondiente requerimiento de instrucción de sumario penal, siendo las primeras tareas de inteligencia destinadas a comprobar la veracidad de lo anoticiado, las que permitieron establecer que Vicevich había emprendido un viaje vía aérea desde la ciudad de Salta a Capital Federal, y desde allí a Río Gallegos, ambos tramos con la empresa LAN, siendo el día de llegada el 1 de abril del 2016 a las 02:30 horas. Asimismo, fueron agregadas tareas de campo realizadas por Policía en el Barrio Bicentenario, lugar donde residía Hugo.

En esos informes el personal policial dejó plasmado la constatación de una especie de “pasamanos” con un elemento rectangular, de color gris metalizado y de medianas dimensiones que se concretó en un domicilio al que ingresó Hugo, pero sin poder determinar su participación, dado que el ángulo de visión no permitió individualizar a los sujetos intervinientes.

En otro informe quedó plasmado la concurrencia de Hugo -acompañado de otro sujeto no identificado- al aeropuerto de esta ciudad, en horario próximo a la llegada de Vicevich, quien una vez en la terminal, fue recibido por Hugo, retirándose ambos juntos del lugar, para trasladarse a una vivienda sita en calle 27 entre 42 y 44 del Barrio Bicentenario.

Luego, los investigadores determinaron a través de la empresa Andesmar S.A. que un masculino había consultado por una encomienda guía N ° 4158-93627, remitente Jesús. G, destinatario Ariel Vicevich, despachada desde Salta y que arribaría el 2 de abril de 2016, encontrándose en condiciones de ser entregada el lunes siguiente.

Consecuentemente se ordenó —entre otras medidas-, realizar una entrega vigilada de la encomienda e interceptar a los sujetos que se presentaran a retirar el paquete, hecho que aconteció a las 09:30 horas, del 4 de abril de 2016, cuando se presentó Vicevich acompañado por Hugo, solicitando el primero la encomienda a su nombre. Asimismo, la orden judicial incluía proceder al secuestro de la encomienda y realizar su apertura en presencia de testigos. También autorizaba la requisa vehicular del automóvil en el que se movilizara Vicevich.

Cuando Vicevich ingresó al local, el personal de Andesmar SA le entregó la encomienda, siendo luego demorado junto con su acompañante.

Se refería a la droga como “Remera” o “Conjuntos”

Entre las pruebas que existen en el expediente y que dieron por acreditado el accionar del imputado se encuentran las conversaciones telefónicas que realizó días previos a su arribo a esta ciudad con un contacto agendado como "Tomaran Montenegro" y mensajes de WhatsApp en donde Vicevich le dice: “Amigo q´ pasó? oy necesitando la moneda para mis pasajes”, “Las cosas llegan el jueves allá!!!” y “Tomaran Montenegro” contestó: “Hola cabezón recién salgo de trabajar. Mañana consigo la plata sin falta” “mañana me compran mi celu y te mando la plata amigo”, “avísame cundo estés por venir”.

Con otro número de abonado Vicevich, mantuvo una conversación con “Franklin Vice”, en el cual le comentó “Ok el lunes tengo que retirar la encomienda, se demora ya tenía q aver llegado ayer...pero bueno esperar no más!!!”, respondiendo Franklin “y hojala todo bien bro ok te cuidas y dice que a boca cerrada no entra mosca”, diálogo que fueron considerados como vínculos a conductas ilegales.

Sumado a ello, de los mensajes de la aplicación “WhatsApp” extraídos del teléfono celular del imputado, se desprenden diversas conversaciones con personas que tenía agendadas como Marcelooo, Lina, Silvia, entre otros, a quienes hizo referencia a su viaje a Río Gallegos para retirar la encomienda que luego fue incautada.

Otra conversación relevante se obtuvo a través del abonado de mención en donde una persona le dijo: “…hl amigo disculpa la demora...cuando te puedo ver para devolvert...hablando de td...A cuánto están las remeras ahora...capas que tenga que volver a comercializar...ando medio con lo justo...Vs pensas que me podrías hacer la segunda con medio conjunto…”; a ello Vicevich respondió: “… te puedo pasar una, pero me tenes que pasar wl martes a más tardar!!...”, “…pero igual ai quieres llevo a mi casa y lo vaa a buscar twngo una y también media…”, conversación que daría a entender la comercialización de estupefacientes bajo el término de “remeras”, “conjunto”. Estos diálogos fueron contundentes para los jueces federales para sustentar la culpabilidad del imputado.

Pero, además, los jueces fundamentaron su fallo, sentenciando que Vicevich sabía el contenido de la encomienda y quería transportar el estupefaciente a Río Gallegos para luego comercializarlo.

Otras de las pruebas fundamentales fue el informe del Centro de Reunión de Información de Salta, conforme al resultado del cotejo del material fílmico obtenido de la empresa Andesmar, se observó que en fecha 28 de marzo de 2016 Vicevich realizó el despacho de la encomienda relacionada al Remito NO 4158- 00093627-R.

Los elementos probatorios reseñados, que incluyen tareas de investigación, informes, secuestros de elementos de interés y declaraciones testimoniales permitieron sostener que el 4 de abril del 2016 Vicevich acompañado de Hugo -quien se encuentra desvinculado de la causa- concurrió a la sucursal local de Andesmar a retirar la encomienda proveniente de Salta, en la que figuraba como destinario, y la que contenía cinco envoltorios de nylon con diez tizas cada uno arrojando un total de 50 tizas de cocaína.


Miércoles, 04 de diciembre de 2019


 
 


Volver

   
   
          Copyright 2018 TNRIOGALLEGOS.COM
          Todos los derechos reservados.
          Desarrollado por ChamigoNet.com.ar
 
 
    Tnriogallegos.com: +54-2966-415838
     Redacción: tnriogallegos@gmail.com
     Publicidad: publicidadtnriogallegos@gmail.com