Rio Gallegos - Santa Cruz. 20 de Octubre del 2021

Acechan los cuatreros en la zona sur

Abigeato: Unos 2.500 animales fueron robados en sólo dos meses

La Comisión Directiva de la Sociedad Rural de Río Gallegos reiteró su preocupación por el avance del abigeato. Especificaron que unos 2.500 animales fueron faenados o robados en estancias de Güer Aike, Lemarchand y La Esperanza.



Integrantes de la Comisión Directiva de la Sociedad Rural de Río Gallegos reiteraron su preocupación por el avance del abigeato en la zona sur de la provincia. Han advertido que sólo en los dos últimos meses unas 2.500 ovejas han sido faenadas o sustraídas de los campos en la zona sur.
Las estancias más perjudicas por el avance del abigeato son las ubicadas en Güer Aike, Lemarchand y La Esperanza.
En una estancia se detectó que entre la hacienda propia había animales marcados con un color que no es el utilizado por ese establecimiento. Es decir que había intenciones de sustraerlos y trasladarlos a otra estancia.
Las denuncias fueron radicadas en las comisarías de la zona y tomó conocimiento el Grupo Especial de Operaciones Rurales (GEOR), de la Policía de la provincia.

Números significativos
Miguel O’Byrne, miembro de la Comisión Directiva de la Sociedad Rural, detalló los últimos hechos que preocupan al sector ganadero y que se han registrado en los últimos meses.
“En La Esperanza es frecuente que haya desaparición de hacienda. Pero son números significativos de animales. En la estancia Chali Aike han desaparecido cerca de 1.000 ovejas. Mientras que en María Inés están contabilizando entre 1.000 a 1.300 animales.
La Policía tiene hipótesis y tiene datos de gente sospechosa, esperamos que haya avances”, dijo O’Byrne a La Opinión Austral.
También resaltó que otro de los casos más recientes se registró en la zona de Lemarchand, en la estancia Los Luises, donde el propietario fue blanco de disparos por parte de desconocidos que se encontraban dentro de su campo, y habían separado unos 60 animales para faenarlos en el lugar.
“Al propietario de la estancia Los Luises le pegaron tres balazos. Recorría el campo y desde una camioneta roja doble cabina le dispararon, afortunadamente no lo hirieron, pero los disparos impactaron en su camioneta. Tenían separados unos 60 animales para faenar, que habían sido agrupados por perros”, señaló el estanciero.
Otro de los casos en la zona de Lemarchand fue protagonizado por el encargado, al que el propietario cuando arribó lo encontró faenando seis animales, cuando sólo tiene autorización para matar uno por semana para consumo. Además, el patrón desconfió de su empleado porque tenía en el corral varios animales, cuando no debían estar allí.
En este caso, la Policía de Piedra Buena demoró al encargado y a dos personas y secuestró un vehículo que aparentemente iba a ser utilizado para el trasladado de la carne.
Otro hecho de abigeato se produjo la semana pasada en la estancia Moy Aike Chico, ubicada en la zona de Güer Aike. Personal halló unos 50 cueros de oveja en una cantera al lado de la ruta. Los descubrieron porque observaron un tramo del alambre en el piso.

Fuera de control
Para O’Byrne, los ladrones de animales cuentan con “un circuito” para poder comercializar la carne, sin que los controles de los municipios puedan detectarlos.
Consideró que el Gobierno debe “apoyar” al GEOR para que se pueda combatir a los cuatreros, porque “no cuentan con vehículos aptos para trabajar en una zona gigantesca que deben cubrir”.
Los estancieros remarcan que “con una actuación rápida” se podría atrapar a los ladrones.
También remarcan que la evasión tributaria que genera el abigeato alcanza los 100 millones de pesos anuales por la venta clandestina de carne vacuna y ovina.
Reiteran que el escaso control de las rutas colabora para que las estadísticas de abigeato en la región aumenten.
“Falta voluntad para solucionar este flagelo”, afirman desde la Sociedad Rural.
Por último, los estancieros Miguel O’Byrne, Patricio Heesch y Tito Nelli advirtieron a la comunidad que si compran carne producto del abigeato corren riesgos sanitarios, ya que hay un periodo en que los animales no pueden ser faenados porque están medicados. No obstante, son conscientes de que mucha gente no sabe si está comprando carne de origen ilegal, y es por ello que demandaron que los controles fitosanitarios sean más estrictos en las ciudades. (LA OPINION AUSTRAL)


Miércoles, 16 de abril de 2014


 
 


Volver

   
   
          Copyright 2018 TNRIOGALLEGOS.COM
          Todos los derechos reservados.
          Desarrollado por ChamigoNet.com.ar
 
 
    Tnriogallegos.com: +54-2966-415838
     Redacción: tnriogallegos@gmail.com
     Publicidad: publicidadtnriogallegos@gmail.com